¿Víctima de las situaciones o de ti mismo?


Cuando tomé mi certificación de life coach, ya varios años atrás, en una de las primeras clases hubo una frase dicha por mi gran coach mentor Fernando Celis (@fernandocelis) que internamente me resonó por completo...

"El problema no es la situación, es la emoción"

Escuchar esta frase fue oír de la boca de otro el resumen de lo que para mi siempre ha sido la base fundamental de todo conflicto humano, como también el motor que da vida a todas nuestras vivencias, las emociones.

Desde esta frase nace la fórmula práctica que siempre enseño en mis cursos ya que con esta fórmula percibimos y sentimos la vida a cada instante y día tras día.

Situación + Juicio = Emoción

Situación: Suceso, acontecimiento o momento que llega a ti de forma esperada o inesperada.

Juicio: Acción mental automática, consciente o subconsciente, que juzga desde nuestros archivos del pasados la situación actual que se está experimentando.

Emoción: La compañera que siempre sigue a nuestros juicios y que se manifiesta luego de que el juicio a sido emitido.

Desde esta formula hay 4 cosas que para mi son completamente esenciales arraigarlas en ti mismo lo antes posible.

1)"Nosotros no vemos las cosas como son.. Las vemos como somos"

Para todo tenemos una etiqueta, un chip, una forma de reaccionar. Es decir, una creencia. Y éstas actúan de una forma totalmente automática, fueron adquiridas durante nuestros primeros años de vida y hoy se han convertido en la forma en la cual vemos el mundo. Toda esta información hace que reaccionemos tanto como para acercarnos a lo que queremos o para alejarnos de ello. Es aquí donde nace el termino tan en boca de todos, el saboteador interno, por todas esas creencias que nos alejan de lo que soñamos. Pero más que alejarnos nos protegen de ello ya que algo en nuestro ambiente inicial de vida nos mostró que ciertas cosas positivas podrían tener consecuencias para nosotros.

2)"No somos víctimas de nuestras situaciones, somos víctimas de nuestras percepciones"

Frente a ti puede venir cualquier situación de vida pero serán tus creencias aprendidas sobre esa situación las que determinen el como vas a sentirte. Por este motivo todos reaccionamos distinto frente a los mismos acontecimientos que suceden. Cada uno de nosotros tienes su propia historia, sus propias creencias adquiridas de sus entornos de vida (padres, familia, etc.) los cuales son distintos para todos. Indicar con el dedo hacia fuera haciendo responsable a una situación o a una persona por lo que sientes es muy fácil y cómodo pero 100% "irresponsable" contigo mismo. Son TUS creencias las que generan TU sentir. El como tu te sientes es 100% tu responsabilidad.

3)"Solo vemos acciones y no intenciones"

Las acciones que más juzgamos de nuestro entorno son las que más activan nuestras heridas del pasado. Tu desde en tu mundo interno tienes ciertas heridas y el otro en su mundo tiene sus propias heridas. El otro no sabe, no le incumbe y no tiene nada que ver con tu dolor. Si el otro hace una acción que te