¿Víctima de las situaciones o de ti mismo?

April 11, 2019

 

Cuando tomé mi certificación de life coach, ya varios años atrás, en una de las primeras clases hubo una frase dicha por mi gran coach mentor Fernando Celis (@fernandocelis) que internamente me resonó por completo...

 

"El problema no es la situación, es la emoción"

 

Escuchar esta frase fue oír de la boca de otro el resumen de lo que para mi siempre ha sido la base fundamental de todo conflicto humano, como también el motor que da vida a todas nuestras vivencias, las emociones.

 

Desde esta frase nace la fórmula práctica que siempre enseño en mis cursos ya que con esta fórmula percibimos y sentimos la vida a cada instante y día tras día.

 

Situación + Juicio = Emoción

 

Situación: Suceso, acontecimiento o momento que llega a ti de forma esperada o inesperada.

Juicio: Acción mental automática, consciente o subconsciente, que juzga desde nuestros archivos del pasados la situación actual que se está experimentando.

Emoción: La compañera que siempre sigue a nuestros juicios y que se manifiesta luego de que el juicio a sido emitido.

 

Desde esta formula hay 4 cosas que para mi son completamente esenciales arraigarlas en ti mismo lo antes posible.

 

1)"Nosotros no vemos las cosas como son.. Las vemos como somos"

Para todo tenemos una etiqueta, un chip, una forma de reaccionar. Es decir, una creencia. Y éstas actúan de una forma totalmente automática, fueron adquiridas durante nuestros primeros años de vida y hoy se han convertido en la forma en la cual vemos el mundo. Toda esta información hace que reaccionemos tanto como para acercarnos a lo que queremos o para alejarnos de ello. Es aquí donde nace el termino tan en boca de todos, el saboteador interno, por todas esas creencias que nos alejan de lo que soñamos. Pero más que alejarnos nos protegen de ello ya que algo en nuestro ambiente inicial de vida nos mostró que ciertas cosas positivas podrían tener consecuencias para nosotros.

 

2)"No somos víctimas de nuestras situaciones, somos víctimas de nuestras percepciones"

Frente a ti puede venir cualquier situación de vida pero serán tus creencias aprendidas sobre esa situación las que determinen el como vas a sentirte. Por este motivo todos reaccionamos distinto frente a los mismos acontecimientos que suceden. Cada uno de nosotros tienes su propia historia, sus propias creencias adquiridas de sus entornos de vida (padres, familia, etc.) los cuales son distintos para todos. Indicar con el dedo hacia fuera haciendo responsable a una situación o a una persona por lo que sientes es muy fácil y cómodo pero 100% "irresponsable" contigo mismo. Son TUS creencias las que generan TU sentir. El como tu te sientes es 100% tu responsabilidad.

 

3)"Solo vemos acciones y no intenciones"

Las acciones que más juzgamos de nuestro entorno son las que más activan nuestras heridas del pasado. Tu desde en tu mundo interno tienes ciertas heridas y el otro en su mundo tiene sus propias heridas. El otro no sabe, no le incumbe y no tiene nada que ver con tu dolor. Si el otro hace una acción que te activa tu dolor, inmediatamente lo tomas como algo personal porque escarba en tu herida pero la razón de sus acciones no tiene absolutamente nada que ver contigo. Todos tenemos nuestras heridas emocionales y nuestras creencias más fuertes han sido creadas para proteger esas heridas. Lo que alguna vez te dolió, sino está emocionalmente solucionado se trasladará al presente y vendrán situaciones que te meterán el dedo justo en esa llaga. Cuando tus heridas ya están sanas, el otro ya no está haciendo acciones en tu contra, solo hace acciones. Por eso, nunca te tomes nada de lo que sucede como algo personal.

 

Tal vez te resulta interesante, esclarecedor e incluso práctico saber esto pero a la hora de un conflicto cuando las emociones se activen, créeme que todo esto se te olvidará de inmediato.

 

Tu sistema operativo, el subconsciente, está encargado de algo esencial y que es mantenerte vivo y seguro. Las emociones a las cuales tu sueles llamar negativas o conflictivas en realidad se activan para mantenerte a salvo de algo que se ve como amenaza. En el minuto en que se prenden las alarmas internas y comenzamos a sobre reaccionar, tu cabeza comienza a bombardearte de ideas, las emociones empiezan a desbordarse y el estrés a subir... Necesitas un interruptor de apagado para que vuelvas a tu estabilidad emocional. 

 

 

APAGANDO EL INTERRUPTOR EMOCIONAL

 

Nuestra reacción automática que se manifiesta por medio de una emoción conflictiva se prende para lograr una de estas 3 cosas esenciales: Protegernos, Proveernos o Prevenirnos de algo. Entonces frente a esto vamos al paso a paso de este ejercicio:

 

 

1) Busca un lugar tranquilo o privado, respira consciente y profundamente unas 5 veces y luego percibe en que lugar de tu cuerpo sientes más esta emoción.

 

2) Pon tu mano en esa zona de tu cuerpo, cierra tus ojos y pregúntate: ¿Que busca esta emoción: protegerme, prevenirme o proveerme de algo?

 

3) Tu cabeza arrojará una respuesta, tal vez no sea una respuesta que indique, por ejemplo, de que te está protegiendo pero no necesitamos el por que. Al tener esa respuesta lo primero que harás es agradecerle a esta sensación. Háblale y dile: "Gracias, te agradezco profundamente de corazón por _____________ (protegerme, proveerme o prevenirme)"

Este acto de agradecer lo dirás tantas veces sean necesarias hasta que sientas que ese agradecimiento es real.

"Esto ya bajará un buen porcentaje de tu estrés".

 

4) Luego de este agradecimiento, permítete sentir abiertamente en tu cuerpo esa sensación. Sin rechazarla, sin tratar de manipularla, sin querer escapar de ella, sin etiquetarla de buena o mala, simplemente solo habita en ella sintiéndola profundamente como una energía que solo está buscando tu atención, dale toda tu atención, acéptala y siéntela completamente y deja que se exprese en tu cuerpo sin represión alguna.

"Esto literalmente evaporará esa sensación corporal".

 

El fin de este ejercicio donde conectamos de lleno con tu emocionar rompe la actitud clásica de entrar en batalla con otros o contigo por lo que estás sintiendo. Comprendes tu sentir, que la intención de tu sentir busca algo positivo y que si le das tu completa atención simplemente se apaga ya que con eso le das la orden a tu sistema de que está todo bien y seguro. Tendemos a rechazar lo que sentimos y con eso solo provocamos retener y agrandar lo que NO queremos. Si aceptamos lo que hay en nuestro interior y nos permitimos habitarlo podremos volver a nuestro estado de paz y bienestar.

 

"Hoy disfruté mucho dándome el tiempo para darte esta herramienta práctica y ahora solo depende de ti darte el espacio para aplicarla y acceder a un mayor nivel de bienestar"

 

¿Que haces día a día para enriquecer tu relación contigo mismo?

¡¡TOMA ACCIÓN!!

 

 

Rodrigo Zarzar Ferrada

Life Coach Profesional

www.transformatuvida.cl

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Puedes amar si no te amas a ti mismo?

October 31, 2017

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload